ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent De ensoñaciones.

De ensoñaciones.




Y entonces todo aquello que era real se desvaneció ante mis ojos, caí en una ensoñación profunda, toda mi vida se desdibujó ante mis ojos y el agua de mi cuerpo dejó de existir.

Me comencé a sentir fuerte y con la energía para hacer cualquier cosa, mi cuerpo se notaba fuerte y sin signos de debilidad alguna.

El peso de mis pasos por la arena no dejaba marcas, el agua seguía fluyendo de la misma manera a pesar de que yo transitaba en ella. 
Había algo más claro que esa agua, yo no era real. 

Seguí caminando aun sabiendo que yo no existía, sentí cada fragmento de aire que me atravesó el cuerpo, note cada gota de agua que flotaba a mi alrededor y dentro de mi.

La vida que me rodeaba no existía.

El silencio me tapó los oídos, una masa constante de vida seguía girando conmigo.

Abracé el momento, y sin ser consiente completamente de lo que sucedía me dispuse a seguir andando. 

La realidad ahora estaba llena de incertidumbre, pero también llena de un nuevo mundo.

Copyright © Paulina Brcs. Todos los Derechos Reservados

Publicar un comentario

0 Comentarios