ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent Gente que vibra

Gente que vibra




Empezaré a contarles esta historia que puede estar mas cerca de la realidad de lo que muchos pueden llegar a pensar. Me desperté un dia y escuchaba un golpe en la puerta, parecía que había algo que estaba sonando, crei que tal vez era un animal que estaba dentro de la manija jugando. Crei que talvez el mismo viento podía mover la puerta y jugar con ello hasta hacer ese ruido. Me levante a ver que era lo que sonaba, mientras me acercaba a ella hacia ruidos a destiempos y descincronizados, cuando me quede quieta frente a la chapa pude contar que el silencio estaba de nuevo. Crei que tal vez solo era mi imaginación, pero no fue asi, volvi a la cama, me recosté, y en ese instante el ruido volvió a sonar, me quede quieta en la cama y de nuevo se quedo en silencio, me quede mirando al techo pensando, comencé a divagar sobre si tenia que levantarme de la cama o simplemente quedarme dormida todo el fin de semana como últimamente se me había echo de costumbre, y cuando me gire para cambiar de posición, ahí estaba de nuevo el ruido, volví a mover, y el ruido aparecía en la misma cantidad a mis movimientos, golpee la cama, y sucedió de nuevo, el ruido que escuchaba respondía a mis movimientos en la habitación. Me di cuenta que yo estaba haciendo ese ruido con solo un ligero movimiento de mi cuerpo, la habitación era muy densa para la vibración de mi ser, que incluso si ponía atención, mi pura respiración hacia mover esa chapa y sonar el ruidito de metales.

La situación quedo ahí, pasaron los días, y seguí escuchando esos ruidos, pero ya sin darle importancia, me acostumbre a que si me movía en ese espacio siempre estaría el sonido de respuesta a cualquier acción mía.  Pero lo interesante fue cuando sin darme cuenta comencé a darme toques a cada rato con todos los aparatos eléctricos, si iba abrir el refri o la puerta del coche yo gritaba de dolor al darme choques eléctricos, mas fuertes que los que acostumbramos a sentir cuando estamos cargados de energía, sabia que algo había cambiado en mi, tenia algo diferente que antes no había experimentado.

Las cosas no quedaron ahí, después de aquellos incidentes comencé a tocar las cosas con algún elemento para evitar sentir los choques eléctricos, incluso al bañarme, tenia que abrir las llaves con un plástico para poder aislar la energía. Me acostumbré a ir por la calle sin tocar a la gente, y sin poder abrir puertas de tiendas y autos por que recibía cargas fuertes de energía siempre que lo hacia. 




Fragmento de "Gente que vibra" 
Un relato largo sobre quienes viven separados de los otros, sobre la normalidad de hoy en día, sobre el estar sin contacto, sobre estar separados.


Escrito por Paulina Brcs Mayo 2021



Copyright © Paulina Brcs. Todos los Derechos Reservados.

Si te ha gustado te invito a que charlemos, deja tu comentario.
Me encuentras en redes sociales como @Paulinabrcs

YouTube
Canal de cortometrajes: Infinitos Mentales
Canal de Arte para el corazón: AmarTe Mas


Publicar un comentario

0 Comentarios